Me Enseñaron Como Decretar Para Una Vida Llena de Abundancia… y no sabes como lo agradezco.

Instrucciones:

Se recomienda leer en voz alta entre 1 a 3 veces por día, durante un mínimo de 21 días de corrido.

Realizarlo una vez al día es bueno, dos es mejor y tres es excelente. Si algún día no lo realizas, cuando retomes reinicia el conteo: sí o sí tienen que ser un básico de 21 días de corrido, y pueden ser más.

Los horarios sugeridos para decretar son (por orden de mayor a menor importancia):

  • A la mañana, luego de despertarnos.
  • A la noche, antes de dormir.
  • A la tarde, antes de tomar una siesta.

Al decretar, es importante emular el mayor sentimiento positivo posible. A mayor emoción, mayor poder de atracción.

Sugerencia: Puedes potenciar el ejercicio ubicando un espejo frente a ti y repitiendo los decretos mirándote a los ojos. Notarás que los decretos se sienten diferente al repetirlos frente a un espejo. Trabaja en erradicar las vibraciones negativas a la vez que potencias las positivas.

Decretos Metafísicos: “¡Yo declaro y decreto una Vida llena de bendiciones y abundancia!”

¡Yo (mi nombre y apellido) declaro y decreto una Vida llena de Bendiciones y Abundancia!

¡Mi fuente interna es abundante y eterna! ¡La luz de la Abundancia ilumina mi vida!

¡La vida me regala todo aquello que mantiene ardiente mi corazón!

¡En la vida no hay premios ni castigos: Todo es Consecuencia!

¡Cuando la vida me es dulce, doy las gracias y sonrío; cuando no, doy las gracias y crezco!

¡Los cambios son necesarios: los nuevos caminos traen nuevas bendiciones!

¡Siempre que pueda Creer, mi vida cambiará indefectiblemente!

¡Suelto, entrego, confío, fluyo, agradezco y bendigo!

¡Bendigo a mi Abundancia, aquí y ahora!

¡Decreto Amor y Abundancia para mí y para todo el mundo!

¡Gracias, gracias, gracias!

¿En qué sentimiento vibraste al repetir estos decretos?

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *