Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
img

Vuelven los eclipses en agosto, ¿cuáles son sus significados?

/
/
/
116 Views

23 de julio, 7 y 21 de agosto son las fechas señaladas para los grandes movimientos energéticos que te explicamos en esta nota.


Las tres lunaciones que se producen en el signo de Leo serán movilizadoras.

La Luna nueva del 23 de julio se produce en los primeros grados del signo de Leo, en conjunción a Marte, por lo cual puede estar teñida de un exceso de impulso y agresividad. Aquellas personas que tengan puntos sensibles en los primeros grados de los signos fijos (Leo, Acuario, Tauro y Escorpio) deben tratar de controlar los impulsos y la combatividad, evitando exponerse a riesgos innecesarios, especialmente en aquellos días cercanos a la lunación.


La Luna llena del 7 de agosto será un eclipse de Luna y la Luna nueva del 21 de agosto un eclipse de Sol, que afectarán respectivamente los grados medios del signo (el eclipse se produce en el grado 15º), o sea a quienes tengan puntos sensibles a mitad de los signos fijos -nombrados anteriormente- y quienes tengan puntos sensibles al final del signo, lo sentirán más.

La palabra “eclipse” proviene del latín “eclipsis”, que a su vez viene del griego “écleipsis”, que significa desaparición. Y esto es precisamente un eclipse: la desaparición transitoria total o parcial de un astro por interposición de otro cuerpo celeste ante los ojos de un observador. Un eclipse solar, que ocurre durante la Luna nueva, literalmente torna el día en noche. Un eclipse lunar, que ocurre en Luna llena, parece borrar a la luna del cielo. En una Luna nueva los Luminares (Sol y Luna) están conjuntos, en una Luna llena están opuestos. Los eclipses son lunaciones especiales que se producen sobre la eclíptica, el “camino” del Sol en su paso por las diferentes constelaciones, y, todos los años se producen algunos, tanto de Sol como de Luna.

Por corresponder el Sol y la Luna a factores conscientes e inconscientes respectivamente, al opacarse u oscurecerse en un eclipse, en cada caso generan un conflicto que provoca una movilización; la crisis en cuestión puede tener que ver con un reordenamiento, una reorganización, asuntos en la vida que requieran mayor atención y energía.

Un eclipse de Sol puede simbolizar la desaparición momentánea de nuestro potencial interior, sentimos ausencia de poder personal, de voluntad, de capacidad para visualizar metas personales. En cambio, un eclipse lunar nos fuerza a comprobar nuestro pasado (Luna) a la luz de la experiencia actual, y, puede relacionarse con confusión y momentos particularmente propicios para esconder, ocultar, fomentar o expandir “sombras” de manifestación emocional.


Para la Astrología, el Sol es el dador de vida y energía, su oscurecimiento en el cielo, aunque sea por una pequeña porción de tiempo como sucede en un eclipse, es una señal de ausencia de las mismas. Existe una interacción entre eclipses y desvitalización, por esa razón cuando nos afectan los eclipses de Sol, puede que nos sintamos más cansados, estresados, fatigados o abatidos.

Durante los eclipses de Luna nuestras emociones y sentimientos pueden desbordarse hasta un punto de ser percibidos claramente por los demás, pueden presentarse momentos de alteración, desorden, desconcierto o confusión, un sentimiento teñido de nostalgia o pesimismo por cosas de la vida que uno siente que está dejando atrás y lo que parece ser, en realidad no es.

Es recomendable durante ese tiempo estar muy en contacto con nuestro ser interno, practicando actividades que se relacionen con la meditación, reflexión e introspección, aprovechando la oportunidad para percibir nuestros condicionamientos y ataduras, los viejos modos de pensar o de sentir que ahora ya van quedando obsoletos, con el fin de elaborarlos y reorientar nuestro camino, explorando nuevas posibilidades. En Astrología consideramos que los eclipses afectan un determinado punto y su opuesto, y, en el caso de estar afectado dicho eclipse por malos aspectos, también los consideraremos como puntos sensibilizados por el fenómeno celeste.

En general. el efecto de un eclipse no se nota solamente en el momento de producirse el mismo, desde la antigüedad se consideraba que un eclipse tenía vigencia hasta producirse el siguiente de la misma clase, por lo que probablemente notaremos sus efectos también cuando un planeta “activador” (generalmente Marte) toque el punto del eclipse, es por esa razón que en ocasiones, los eclipses parecen no provocar nada hasta un tiempo después. Están vigentes por largo tiempo.


Como el planeta Marte en este período no estará muy lejos del astro rey, debido a su posterior paso por el punto del eclipse, y además, por el movimiento de retrogradación de Mercurio, el eclipse estará activo en este tiempo hasta aproximadamente el día 9 de septiembre, cuando Mercurio reingrese a Virgo alejándose del punto.


¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

2 Comments

    Deje un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    This div height required for enabling the sticky sidebar
    error: Content is protected !!
    A %d blogueros les gusta esto: