Tips para Mantenerse Concentrado y Motivado

La Ley de Atracción es tan real como la pantalla que ahora estás viendo. Es una fuerza invisible y es una ley de la naturaleza. Así como no dudamos que al soltar una manzana esta caerá al piso por la ley de la gravedad, no debería existir duda alguna de que lo que pienses con pasión será atraído a tu vida.

Sin embargo, lo que muy pocas veces se dice, es que la Ley de la Atracción requiere también de tu acción. ¿Qué significa esto? Que una vez elegido nuestro deseo, debemos por un lado visualizarlo y por otro tomar acciones que nos aproximen al mismo. Atraemos nuestro deseo y somos atraídos a él mediante la acción.

Hay un relato muy conocido que cuenta de aquel hombre que le rezaba incansablemente a Dios para ganarse la lotería. Es así que el hombre murió sin nunca haberla ganado. Al encontrarse con Dios le dice “¿Por qué no me hiciste ganar la lotería?” y Dios le contesta “¿Por qué no compraste el billete de lotería?”.
Con esta pequeña historia se sintetiza toda la idea de lo que debemos hacer para concretar nuestros deseos. El Universo nos brindará todo lo que pidamos, pero para encontrarlo debemos interactuar y seguir los indicios que nos llevarán a nuestros deseos. A la puerta de tu casa tu deseo difícilmente llegue. Debes ponerte en acción.

Vale aclarar que esta acción no significa hacer un gran esfuerzo. Todo lo contrario. Se trata de una acción inspirada, algo que surge de nuestro ser y nos lleva a movilizarnos. Verás que cuando te encuentres en este estado, todo empieza a surgir más fácil y las puertas se te irán abriendo. Es ahí cuando está obrando la Ley de Atracción a tu favor.

Pero al comenzar a accionar nos encontramos con dos grandes problemas: la Desconcentración y la Desmotivación. Aquí nos focalizaremos en aumentar sus opuestos: la Concentración y la Motivación.

El Enfoque y la Concentración son básicamente lo mismo, así como el Entusiasmo con respecto a la Motivación. Mantener nuestra mente en estos estados nos acercará aún más a nuestro deseo.

En el presente artículo te daremos algunos simples tips para mantenerte concentrado y motivado.

Define Objetivos

Antes que nada: la planificación. Es crucial que definas hacia donde vas, o sea, tus objetivos.

Puedes hacer una lista con todos ellos pero, al momento de ponerte en acción, sugerimos que te concentres en uno solo. De esta forma apuntarás toda tu energía a la materialización del mismo.

Elige aquel que es de vital importancia para ti. Lo increíble es que de alguna u otra manera, a medida que avances sobre ese objetivo, los otros también se irán materializando.

Cuando llegue el momento de dedicarles tiempo a ellos, ya van a estar en gran parte concretados.

Momento más Favorable del Día

Todos tenemos diferentes ciclos durante el día. Hay momentos en los que estamos más energizados y otros más ociosos. Generalmente es a la mañana cuando tenemos mayor energía y motivación, pero hay personas que se motivan a la noche y otros al atardecer. Entonces, esto depende mucho de cada uno.

Debes pensar en el momento del día en que sueles estar con más vitalidad para encarar actividades, y aprovecha ese momento para realizar tus acciones.

Sé estratégico de este modo. Ve con la corriente y no contra ella. Todo te será mucho más fácil.

Entorno Adecuado

Si tus acciones las vas a realizar en un espacio específico, es crucial que este sea los más simple posible: libre de objetos visuales innecesarios, libre de ruidos, libre de cualquier cosa que pueda molestarte o distraerte.

Es escencial que crees tu espacio adecuado antes de comenzar, ese espacio donde te dé realmente gusto estar.

Diversidad de Acciones

Tener diferentes acciones que apunten al mismo objetivo, y que a la vez sean acciones simples de llevar a cabo, ayudan a mantenernos dinámicos y evitar la monotonía.

Ten una lista a mano con todas esas acciones y trata ir cumpliéndolas una por una. Si alguna de ellas se torna difícil, déjala y emprende otra. Más tarde, vuelve a esa acción “difícil” e intenta avanzar o terminarla.

Sólo deja de lado momentáneamente aquellas acciones que te representen una dificultad temporal en su ejecución. Sino, trata de ir terminando cada pequeña acción que comiences. Eso graba en tu subconsciente el mensaje de logro y aumenta tu motivación.

Evita presiones de tiempo y cantidad. Lo único que debes tener en cuenta es hacer bien lo que decidiste hacer, no más rápido ni tampoco mayor cantidad.

Siempre recuerda que estos pequeños pasos que das están cambiando tu futuro y acercándote más a tu sueño.

Tiempos Cortos y Pequeñas Tareas

Trata que esas acciones no te lleven mucho tiempo en su realización.

Para tal fin, las mismas deben ser simples. Si no lo son, deberás fragmentarlas en muchas pequeñas acciones simples.

Esto aumenta tu concentración y, a medida que vayas cumpliendo una a una, tu motivación también irá en aumento.

Escucha Música

La música suele modificar fácilmente nuestra vibración, ya sea para bien o para mal.

Claro está que aquí tienes que buscar esa música que te inspira a seguir adelante.

Tú sabes cuál es, nosotros no podemos decírtelo, pero utiliza la música como compañía y estimulación para avanzar con tus actividades.

Evita las Interrupciones

Cuando nos dirigimos hacia un objetivo es muy fácil vernos tentados por pequeñas distracciones. Estas pueden ser hablar por teléfono, o navegar por internet, o revisar reiteradamente el correo.

No es que ellas no sean necesarias, pero en el momento en cual elegimos ponernos en marcha hacia nuestro sueño a través de las acciones, tenemos que reducir al mínimo este tipo de interrupciones.

Puedes elegir un momento del día en el cual las realices, o tal vez como recompensa luego de terminar bien tus acciones. Pero no dejes que corten tus actividades, porque ahí te estarás saliendo de tu autocontrol y sin lugar a dudas te estarás alejando de la motivación y concentración.

Relájate

Cuando la ansiedad o el stress comiencen a aparecer, detente. No los culpes, agradécelos: te están indicando que es el momento de parar por algunos minutos.

Es el momento de relajarte, de alejarte un breve tiempo de todo, de tratar de dejar la mente en blanco.

La meditación te puede servir de mucho ayuda.

Recompénsate

Por cada acción cumplida (o cada grupo de acciones finalizadas), date un regalo. No necesariamente tiene que ser algo material. Puede ser algo tan simple como salir a dar un paseo o mirar tu serie de tv favorita.

Nosotros no podemos hablar por ti. Tú sabes bien que pequeñas recompensas puedes darte por tu buen trabajo.

Aliméntate Sano

Ten en cuenta tomarte el tiempo necesario para alimentarte correctamente. A veces nos concentramos tanto en nuestro trabajo que nos olvidamos de cuidar lo más importante: nosotros mismos.

Por tal motivo, aunque no tengas hambre, tómate el tiempo necesario para alimentarte correctamente y cargar las energías.

El desayuno es la comida más importante del día.

También trata de beber mucha agua, que es muy buena para la salud.

Descansa Profundo

El buen dormir es fundamental para arrancar cada nuevo día. No es tan importante la cantidad, sino la profundidad del sueño.

Para un buen dormir, asegúrate de no comer mucho durante la noche. También, antes de cerrar los ojos, piensa en todo lo positivo que te ocurrió durante el día y en todo lo que deseas, y duérmete con una sonrisa.

Asegúrate de tener un ambiente tranquilo, libre de ruidos y de entradas de luz. Puede que te sirvan de ayuda audios que estimulen tus ondas cerebrales y te induzcan al sueño y buen descansar.

Allí encontrarás también audios que sirven para concentrarnos y motivarnos, con lo último en tecnología bineural.

Crea Hábitos Positivos

Un hábito es cuando tu subconsciente ya grabó definitivamente la información y en forma casi automática realiza la acción.

Los hábitos se ganan con la repetición. A medida que se crean nuevos hábitos, se van borrando aquellos que menos uso se les dé. Es solo cuestión de tiempo y constancia.

Sin lugar a dudas, los hábitos que aquí queremos ganar son los de Concentración y Motivación. Con la implementación diaria de los tips que aquí te acercamos vas a lograr conquistar estos dos estados al punto tal que luego vas a sentir que son parte de tu ser, y no van a acarrear mucho esfuerzo de tu parte.

Esperamos que te sirvan de gran ayuda.

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *