2. Conocer cuánto vales al día

Te has preguntado alguna vez, ¿cuánto vales al día? ¿has calculado cuál debería ser tu sueldo real? ¿sabes cuánto tardarías en ser millonario si ganaras S/.1,000 al día? Si estás ganando S/.100 por jornada, deberías tratar de doblar esta cifra. Solamente hay que imaginar si se pudiera hacer más de lo que ya se haces diariamente.

Entonces, hay que pensar qué se hace todos los días para aumentar el valor de la jornada laboral. Si se hace 10 llamadas de ventas al día, tratar de aumentarlas. Si se cuida a un niño, tratar de abrir una guardería. Esta es la idea-clave.

3. Sacrificar el 100%

Una gran cantidad de gente temen hacer sacrificios porque piensan que perderán algo. A diferencia de los ganadores de la lotería y los herederos de grandes y antiguas familias, se debe pagar el precio y sacrificar todo para ganarlo todo.

Uno debe ser capaz de manejar lo malo para recibir lo bueno. Y para saber qué cosas vale la pena para arriesgarse, hay que preguntarse: ¿qué es lo peor que puede pasar si me atrevo a hacer esto?. Usualmente se encontrará que la única cosa que detiene a hacer cosas nuevas es el dinero. Sin embargo, uno debe ser capaz de sacrificar todo para conseguir los sueños, hasta el último centavo.