Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
img

Conoce los Secretos de la Ley de la Atracción y la Abundancia

/
/
/

Si deseas algo y pones tu intención en ello, después lo visualizas y ves que lo tienes y agradeces como si fuera algo que ya tuvieras, vas dando los pasos correctos para la manifestación, explica la psico astróloga Maxia Luna.

Estamos acostumbradas a fluir en falsas creencias en cuanto a dos leyes universales: El Universo es abundante y, por ende, es natural que nosotros también lo seamos. El tema es que hay mucha confusión en cuanto a cómo atraer la abundancia en todos los aspectos a nuestra vida.

Hay algo en nuestro ser llamado la “sabiduría interior”, lo cual forma parte de nuestra alma y son conocimientos ancestrales que conforman nuestro ser, el cual olvidamos a medida que la consciencia y la mente caótica toman control de nuestra historia. Por eso decimos que todas las respuestas están en tu alma.

El poder de la intención

Es la energía que imprimes a algo que tienes la certeza de merecer, de que llegue a tu vida. Entonces, el merecimiento y la certeza juegan un papel importante en atraer a nuestra vida todo lo que anhelamos.

Si deseas algo y pones tu intención en ello, después lo visualizas y ves que lo tienes y agradeces como si fuera algo que ya tuvieras, vas dando los pasos correctos para la manifestación.

Otro ingrediente fundamental en este proceso es la congruencia. Es decir, actúas en consciencia con base en lo que quieres atraer, fluyes en conjunto con el Universo y se fortalece tu intención y la certeza de que todo sucede para tu más elevado bien, porque has hecho lo necesario para convertirlo en una realidad. Por ello lo atraerás a ti.

Quien ha leído sobre manifestación, puede sentirse decepcionado, pues faltan pasos y acciones imprescindibles:

 

  1. Infinitas posibilidades, la clave

Cualquier cosa es posible con tu Ser (cuerpo, mente y espíritu), solo debes ser consciente y actuar en consecuencia, relajar tu mente, visualizar el infinito y su fuerza y confiar.

La idea de posibilidades infinitas puede ser atrayente y puede ayudarte a abrir tu mente cuando estás bloqueada por tus limitaciones, eso sí es de ayuda; sin embargo, el concepto de “posibilidades infinitas” no ayuda en términos de llevar a cabo la acción correcta. Lo que ayuda es saber cuál es la mejor posibilidad para ti en este momento de tu vida —no infinitas, sino la correcta—. Eso es lo que necesitas saber, porque te puedes enfocar en ello y actuar en concordancia.

Las posibilidades infinitas nos agobian y no significan nada a la hora de quererlas llevar a cabo. Tú quieres saber exactamente qué debes hacer en el contexto de tu vida aquí y ahora. No cualquier cosa, sino algo en particular, lo que es correcto para ti, tu propia posibilidad de “debo” en este momento de tu vida. No puedes actuar en infinitas direcciones al mismo tiempo. Si puedes actuar apropiadamente en una sola dirección, la clave está en saber la dirección correcta para ti aquí y ahora.

  1. De cómo el subconsciente revierte el poder de la intención

El segundo punto importante es el poder de la intención. De acuerdo con éste, tú puedes atraer lo que desees poniendo en el Universo tu intención de tenerlo. El problema con esto es que mucho del proceso de atraer a nosotros lo que deseamos, se lleva a cabo inconscientemente.

En otras palabras, llegan muchas cosas a tu vida sin que tú tengas una intención consciente de hacerlo, y las “intenciones” de tu inconsciente interfieren con las conscientes que tú tienes.

No importa qué tan buena seas visualizando, sintiendo y teniendo la intención de lograr algo, si tienes un programa inconsciente que está trabajando en contra de tu intención consciente, habrá interferencia y conflicto.

Por ejemplo, si conscientemente ubico mi intención en lograr abundancia económica, y al mismo tiempo tengo un programa inconsciente que dice: “La riqueza es mala, el dinero es la raíz del mal, los ricos son egoístas”, hay una parte de mí que se asegura de que no tenga riqueza.

Esa parte de mi encontrará alguna manera de sabotear mi riqueza, porque uno de mis valores es ser una buena persona y hacer buenas cosas, y tengo la idea de que la riqueza va en contra de eso.

Dirigirse a la programación inconsciente significa mucho más que solamente estampar una intención consciente en la superficie. Se requiere más que tener pensamientos positivos, tener sensaciones positivas y una actitud positiva. Todas éstas son cosas buenas y están integradas al proceso de manifestación.

No obstante, debes traer al consciente tu programación inconsciente, y la energía que está contenida en esos patrones debe ser liberada, antes de que las intenciones conscientes puedan llevarse a cabo efectivamente.

  1. ¿Por qué no logras lo que deseas enfocándote en ello?

La última clave que ofrece el secreto es que los parecidos se atraen. Tú puedes ser, tener o hacer cualquier cosa que desees atrayéndolo a tu vida. Ya hablamos de que “cualquier cosa” son infinitas posibilidades y que eso no es efectivo. Tú debes averiguar qué es lo correcto para ti aquí y ahora.

El punto final del secreto es que la ley de la atracción está basada en “ser” versus “tener”. La clave está en que te enfoques en tu estado de inconsciencia. Ahí es donde se encuentra tu tesoro. Así es como podrás ser una persona saludable, feliz y completa. Las “cosas” de la vida vienen como resultado del estado de tu ser. Tu ser atrae tu vida.

En algunos escritos se hace mucho énfasis en las cosas materiales y en los resultados externos que uno podría querer: un auto nuevo, una casa, otro trabajo. Se motiva a la persona a visualizar las “cosas” que quieren, a tener una visión clara de ello, a recortar imágenes, a sentirlo como realidad ahora mismo y a apuntar a las circunstancias ideales para atraerlo. El problema con esto reside en el “querer”.

Desear cosas materiales enfoca tu mente en lo que ahora no tienes. Aunque la instrucción es visualizar y sentir lo que quieres como una realidad presente, estás haciendo eso por algo que deseas, porque no lo tienes. Ese algo está afuera de ti, actualmente no lo tienes, y lo quieres para experimentar el tipo de vida que deseas. Toda la noción está basada en la “falta de”, el “deseo” y “buscar afuera de ti”. “Yo quiero algo que no tengo”. Tu inconsciente sabe esto, aunque tu consciente se encuentre ocupado trabajando en intenciones positivas.

Tu inconsciente no reconoce la diferencia entre visualizar y ser.

Conscientemente puedes estar experimentando lo que deseas como una realidad que ya tienes, pero el inconsciente conoce el juego: “Yo quiero eso porque no lo tengo”. En el nivel del “ser”, estoy en un estado de “desear”. Ya que el inconsciente sabe que tú estás buscando afuera de ti algo que no tienes, pondrá en marcha sus programaciones de acuerdo con ello, para la escasez y el sabotear la abundancia. La cantidad de interferencia que hay en este proceso es enorme, por lo que el proceso está destinado a fracasar.

La ley de la atracción está basada en ser, no en tener. Establece que los parecidos se atraen. Es una idea energética. Cuando algo vibra en una cierta frecuencia, atrae una frecuencia similar. Por ejemplo, si deseas sentir amor, entonces atraes amor a tu ser, piensas cosas amorosas, sientes sentimientos amorosos y llevas a cabo acciones amorosas.

Cuando encuentras el amor en ti mismo, experimentas amor. Esta es una experiencia interna que también se proyecta en el exterior. Tu estado del ser interior atrae frecuencias en tu alrededor en resonancia contigo. Cuando vives desde un estado de totalidad, abundancia y gratitud, experimentas eso también en tu mundo exterior.

El problema con los resultados

Muchos programas de desarrollo personal y aún la confianza dominante de nuestra cultura están programados para fracasar. Cosas materiales que no tenemos son una fuerte influencia. La publicidad nos dice que estas cosas nos darán una vida más feliz, más saludable, con experiencias más satisfactorias, por lo que queremos estas cosas en abundancia. Queremos no solamente lo que necesitamos para vivir, queremos más y más para sentirnos seguros y a salvo. Es una dinámica simple y sencilla. Cargamos esta dinámica de querer cosas en exceso más allá de bienes materiales en todas las áreas de nuestra vida. Lo que buscamos no son más cosas materiales, sino resultados.

Queremos perder peso, este es un gran ejemplo. Cuando tú dices que quieres perder, tu inconsciente se da a la tarea de buscar y no pierdes peso, ¡lo subes!

¡Seamos conscientes del poder y resonancia de las palabras! Y decretemos correctamente. Di cuánto quieres pesar o qué talla quieres usar.

Queremos ganar más dinero… Cuánto por mes, por año. ¿Qué haces tú para que eso suceda? Se debe pedir en consciencia y actuar en consecuencia.

Queremos ganar una medalla y queremos esto y aquello. ¿Qué hay de malo en eso? ¿No es eso la vida? Vamos a poner un ejemplo más claro, para analizar a lo que nos lleva a enfocarnos en los resultados con obsesión.

Cuando un fan del futbol se sienta a ver a su equipo favorito enfrentarse con otro buen equipo y el suyo va perdiendo, la mayor parte del tiempo se la pasa enojado porque los jugadores no están haciendo lo correcto, según sus conclusiones. En lugar de disfrutar del partido, se enoja y ese enojo le dura hasta incluso después de haber terminado el programa. ¿Y por qué sucede esto? ¿Por qué en lugar de divertirse se frustra? Porque se obsesiona con los resultados. Hay grandes jugadas para disfrutarse aun si el equipo favorito pierde, pero él no disfruta el juego. El problema es que está enfocado en que su equipo no está logrando los resultados que él espera.

Cuando nos concentramos demasiado en los resultados que deseamos, nos perdemos del disfrute de la actividad en sí misma.

Cuando estamos obsesionados con los resultados no solo dejamos de disfrutar el proceso de las actividades que nos gustan, sino que muchas veces no nos involucramos con lo que amamos por miedo a un mal resultado.

¿Cuántas veces te has detenido de hacer algo por miedo a fracasar? ¿Ha habido ocasiones en tu vida cuando ni siquiera has tomado los primeros pasos hacia lo que amas porque pensaste que podrías no ser buena en ello? ¿Hay cosas que te gusta hacer que no las estás haciendo? ¿Por qué? ¿Tienes miedo a fracasar? Recuerda que los fracasos son los aprendizajes que necesitamos para llegar a donde queremos…

Es necesario que definas bien qué deseas aquí y ahora en tu vida, que lo visualices, que sientas que ya lo tienes y que desarrolles tu plan de acción para llevarlo a cabo, organizando bien tus actividades cada día para que te asegures de que vas en el camino de lograr lo que deseas. Es todo esto lo que en conjunto atraerá a tu vida las metas más preciadas.

Por: Maxia Luna, psicoastróloga.

Síguela en Facebook: Maxia Psicoastrologia y en Twitter: @maxialuna

www.clarin.com

 

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This div height required for enabling the sticky sidebar
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: