Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
img

20 características diferenciales que encontrarás en el ADN de un negocio perfecto al servicio tu estilo de vida (y no un negocio que te esclaviza)

/
/
/

Existen muchas formas de montar negocio y de transformarse en emprendedor, pero la pieza fundamental para mí radica en entender para qué quieres montar un negocio.

¿Cuáles son tus motivaciones?

Te dejo cuatro posibles opciones para que te plantees una reflexión:

  1. El poder
  2. La pasta
  3. No me queda otra
  4. Para disfrutar (más) de la vida

MBA y multinacionales

Para el grupito número 1 , el de los poderosos, la “vía dorada” pasaba por estudiar un MBA en una gran escuela y dar el salto de multinacional en multinacional en un puesto de directivo cada vez más directivo, hasta llegar al consejo de administración. Grandes responsabilidades, mucha pasta y normalmente una vida paupérrima en experiencias compartidas. No tienes tiempo para otra cosa que para currar, y tu percepción de la vida de los demás es un número de matrícula como el de un soldado de plomo más en tu armada para conquistar el mundo.

MBE y inversores

Los del grupito número 2 no pueden con una rutina. Son aventureros, necesitan líos. Lo suyo es construir desde la nada, hacer crecer rápido, y cuando el proyecto se está consolidando, seguramente elegirán pasar la mano y volver a empezar. Para estos emprendedores, lo suyo es el mundo de las Start-ups, los inversores de Capital riesgo y los Business Angels. La idea no es montar un negocio viable, sino un negocio invertible. Es muy distinto, créeme. Ellos quieren financiación, les mola gastarse la pasta de terceros en “proyectos escalables”, a veces sin sentido ni modelo de negocio.

Vamos, es como jugar a  la ruleta en un casino de Las Vegas. Esa sensación de jugarte la vida en una ronda de financiación.

Para estos aventureros (el típico perfil del evento Iniciador), tienes los MBE, donde un montón de emprendedores Start-Up e inversores  se juntan para explicar la peculiaridades de los negocios que monten. Pero lo hacen de forma sesgada. Pensando en una preparación para tener más proyectos invertibles.

Los medios como catalizadores

A la prensa y a los grandes medios les encanta hablar de los casos de éxito de estos dos grandes grupos. Ven un potencial inspirador en estos colectivos para sus lectores/oyentes/audiencia. Estas historias fuera de lo normal hacen que se consiga una mayor audiencia y/o se venda más. Por eso los titulares de portadas son tan agresivos. Y es por eso que estos tres actores se retroalimentan sin parar, viviendo en la burbuja de una secta elitista… totalmente ajena a las preocupaciones de la gente normal.

El autónomo tradicional al servicio de la clase política

Si formas parte del grupito número 3, es más que probable que hayas decidido montar un negocio para poder pagar tus facturas, y que trabajes en solitario. Si no has reflexionado mucho sobre qué estilo de vida quieres tener, seguramente te sentirás preso de una carrera de ratas para pagar las facturas a fin de mes.

Pero aun así te admiro, porque te apañas sólo en tu oficio para ganarte la vida dignamente, cuando los políticos sólo se empeñan en no dejarte trabajar.

Te fríen de impuestos y tasas y de procesos administrativos inútiles hechos únicamente para mantener a esta otra secta corrupta en el poder. En este grupo del “no me queda otra” están también los casi 5 millones de desempleados, muchos totalmente perdidos y otros en fase de re-invención. ¿Por acaso los políticos están trabajando en darles una solución? ¡Que va! No pueden hacer nada, lo decide la Unión Europea y el FMI (que excusa más práctica, ¿verdad?).

Bien, pues si formas parte de estos casi 3 millones de micro-negocios de este país y de los 5 millones de desempleados, debes saber que nadie quiere saber nada de tu historia. Tú no vendes, no eres sexy. Eres uno del montón, uno más. Anónimo. Un número en una hoja de cálculo Excel, que paga impuestos y recibe cada vez menos prestaciones. Nada más. Eres un peón al servicio de intereses superiores. Para salir en la TV tendrás que suicidarte o prenderte fuego. No te queda otra amigo.

Está naciendo una nueva tribu en la nube

Pero por suerte, gracias a la tecnología, está emergiendo otro tipo de emprendedores. Son los que deciden montar un negocio para costearse el estilo de vida que han elegido. No se trata de montar un proyecto invertible ni ser adicto al trabajo. No, todo lo contrario. Se trata de trabajar lo justo para vivir la vida que has elegido. Hacer sacrificios para disfrutar de lo que te hace más feliz en el mundo. Entender lo realmente importante y centrarse en ello… y aceptar el hecho de no conseguir ni disfrutar de muchos otros placeres de la vida. Sabes que no se puede conseguir todo a la vez.

Yo creo que es la gran oportunidad del momento, la gran revolución que podemos hacer, entre todos.

Y justamente así. Porque nadie habla tampoco de este colectivo es que nace el manifiesto Prieto: una especie de constitución en futuro para todos los dueños de un LifeStyle Business, un negocio bien real que sustenta un estilo de vida.

El manifiesto del emprendedor Knowmada

  1. Quiero ser responsable de mi futuro: No quiero depender de terceros. Quiero tomar mis propias decisiones, reflexionar sobre la vida que quiero vivir y actuar todos los días del año para conseguir esta meta
  2. Quiero disfrutar en mi trabajo: Paso de aburrirme como una ostra en el trabajo. Ya que todos trabajamos tanto, quiero hacer algo que me guste a tal punto que no lo perciba como un trabajo. Trataré de hacer de mi pasión un negocio
  3. No quiero esperar la jubilación para disfrutar de la vida: No tengo que posponer mi felicidad hasta ser mayor y tener menos fuerza. No. Quiero poder disfrutar de periodos largos de vacaciones de vez en cuando. Unas mini-jubilaciones anticipadas. Vete tú a saber lo que será nuestra jubilación en 30 años. Que me quiten lo baila’o
  4. Quiero ayudar a las personas: Mi vida tiene sentido. Quiero hacer una cosa que realmente importe. Aliviar el dolor, crear sonrisas, superar barreras, lograr transformaciones, acompañar, generar, etc.
  5. No quiero vender motos. Ofrezco valor auténtico: Lo mío es real, no vivo del cuento. Llevo años aprendiendo un oficio, aunque a ti te parezca raro mi oficio. Soy congruente. Hablo de lo que hago y hago lo que digo. Nada más. Por esa razón no prodigaré nunca consejos que no haya experimentado yo mismo antes.
  6. Quiero ser honesto y transparente con mis clientes:  Doy la cara en mi negocio, digo alto y claro cuando no sé una cosa. Informo cuanto más mejor sobre el funcionamiento de mi micro-negocio y sus resultados. Hago un ejercicio de transparencia para generar confianza. La confianza es el cemento que une mi comunidad. Sin ella, no tengo nada.
  7. No quiero que mi negocio crezca: No es mi propósito. Quiero tiempo para disfrutar de la vida. Soy un artesano con producción muy limitada. Crecer es tener problemas.
  8. No quiero empleados: Lo que más me importa es mi libertad. Los empleados me restan libertad. Prefiero colaborar con otros profesionales que me complementen, de igual a igual, sin jerarquía. Gente que hace cosas porque ha decido hacer estas cosas, no por cobrar un sueldo.
  9. No quiero inversores: Este negocio es mi vida y no quiero que ningún tercero influya sobre la toma de decisiones de mi negocio. Además, con lo que hago y el estado actual de la tecnología ya no necesito inversores.
  10. No quiero deuda: Más  de lo mismo. Intentaré por todos los medios auto-financiar mi proyecto con las ventas en vez de recurrir a un banco que de todas formas no me dará este préstamo sin pedirme avales abusivos.
  11. No quiero ayudas del gobierno, sólo que me deje trabajar: Me gusta pagar impuestos, me parece normal y solidario. Ojala algún día reviertan hacia la sociedad en vez de servir para mantener a políticos y a todos sus amiguetes. Lo dicho: dejadnos en paz. Es el mayor favor que nos podéis hacer.
  12. Quiero elegir a mis clientes: No trabajaré para clientes tóxicos que me ofrecen mucho dinero para ser uno más en su plan para conquistar el poder en su empresa.  No trabajaré tampoco con gente mal educada que no me trata con respeto.
  13. Quiero un negocio de verdad: Es decir, un sistema de no dependa al 100% de mi presencia. Me siento artesano en el sentido de que mi capacidad de producción es muy limitada. Pero mi objetivo es conseguir más tiempo libre para mí. La tecnología hace posible hoy en día automatizar muchos aspectos de un negocio.  La utilizaré siempre que aporte valor.
  14. Quiero un negocio digital para poder gestionarlo desde cualquier sitio del mundo: El mundo es mi terreno de juego. Si quiero ir a vivir como un rey en Vietnam por unos 1500 US$/mes, pues que lo haga. Mi negocio debe poder viajar conmigo allá donde decida ir.
  15. Quiero un negocio global: Pues sí, mi mercado es el de mi idioma. Si vendes conocimientos o bits, pueden viajar al instante a coste cero. Mi proyecto aunque sea en un nicho híper-reducido sale para conquistar el mundo.
  16. No quiero trabajar con un intermediario: Siempre que pueda, trataré de distribuir mis productos/servicios directamente al cliente final. Diseñaré mi oferta considerando este aspecto. Favoreceré a las personas intermediarias frente a una empresa intermediaria.
  17. Quiero aprender y experimentar todos los días: Me siento como un niño y me nutro de estas experiencias. No siempre estas experimentaciones terminarán repercutiendo en mi negocio. Soy un cazador de sensaciones y un catador de experiencias. Disfruto del proceso de aprender algo nuevo.
  18. No tengo prisa: Trabajo muy duro para lograr mis objetivos. Soy constante en el esfuerzo, y al trabajar en solitario, entiendo que las cosas son lentas. Creo en el poder de las pequeñas acciones. No tengo prisa, sólo tengo una voluntad de acero y sé que no hay marcha atrás posible. Avanzar es mi misión, todos los días, un poquito más.
  19. Quiero controlar la intensidad con la que trabajo: No tengo horarios y como lo que hago me gusta no tengo que separar vida y trabajo. Si quiero descansar un día con la familia, pues lo hago. Si quiero 3 meses de vacaciones sin Internet, es probable que tenga que prepararlas trabajando muy duro durante los 6 ó 12 meses anteriores.
  20. Quiero ganar dinero, cuanto más mejor, pero no a costa de mis principios: Bastante explícito, ¿verdad?

20 puntos, ni uno más.

Los que nos unen para vivir esta vida de otra forma.

Con otros referentes y otros valores.
Nos encontramos en plena expansión mundial y buscamos emprendedores serios a quienes impulsar a conseguir su libertad financiera.

Puedes comprar los EF-TABS dandole clic aquí a este enlace o ¿te gustaría distribuirlos?, regístrate aquí 

(Nuestro numero de patrocinador, que tienes que usar es: 17605)

Cualquier duda que tengas, envía correo a: email@ef-tabs.com.mx


 

¿Y tú que opinas? Deja tu comentario

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This div height required for enabling the sticky sidebar
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: